Agradecer, aprender, entender

Después de un largo tiempo y un largo andar entendí muchas cosas.

Son cosas tan simples que no me parecían posibles, pero basta con estar atento y ser abierto para ver mejor. Todo es jodididamente perfecto, hasta de las peores situaciones se aprende, todo es una oportunidad para crecer, todo el que llega a tu vida tu vida te enseña algo, todo el que se va de tu vida te enseña algo, todo el que se queda en tu vida te enseña algo…

Perdí mucho tiempo quejándome, pensando que así habla la gente conformista; pero entendí que la mejor forma de transformarse y superarse es agradecer por todo lo que pasa, aprender de todo y de todos (no subestimes, a veces las lecciones vienen de quien menos esperas, como menos esperas) y entender que todo es para bien (en el peor de los casos será un reto que te hará más fuerte y una lección que te hará mas sabio, tendrás experiencia).

Yo sigo en ese proceso de agradecimiento, entendimiento y aprendizaje (no acaba nunca). Agradezco siempre todo lo que he vivido y la forma en que lo he vivido, agradezco por mi familia y mis amigos, por la gente que quiero, por los retos que he superado y los que están en proceso. Aprender cuesta un poco más… Y entender (sin egoísmo) es más difícil, porque no se trata de entender por qué; se trata de entender qué te muestra, qué te enseña y para qué te sirve…

Grabado en Latiegue´s Recording por Exzor Latiegue con el apoyo de Adonay Lizardo y Música Impresa.

 

 

Continue Reading

La risa que no se ve

“No quiero ser un recuerdo oscuro, que tu memoria me tenga piedad”

A veces (sin darte cuenta) te empeñas en malvivir solo por placer, por capricho, para escribir algo. Buscas salvación, bastones, felicidad, culpa, responsabilidad y maldad afuera (así puedes coger y luego hacer canciones dramáticas-malditas)… Pero no ves que tu eres el monstruo, el arquitecto, el creador de tu destino.

Todo llega, todo se cumple, tus palabras y tus pensamientos te van definiendo, llegarás a ser lo que dijiste que serías y lo que soñaste ser: un desgraciado sin sonrisa, un Sabina del socialismo del siglo XXI, un bohemio del nuevo milenio, un poeta maldito del décimo mundo, un “no-músico”, un “no-poeta”, un desafinado ruidoso que nadie escucha o un creador de canciones que a nadie le agradan.

Sea lo que sea que soñaste pasará, sea lo que sea que dijiste que eras y serías pasará! Así que cuidado con lo que sueñas, cuidado con lo que dices. Mejor ser sincero contigo desde los sueños y soñar lindo, soñar lo que de verdad quieres.

Grabado en Latiegue´s Recording por Exzor Latiegue con el apoyo de Adonay Lizardo y Música Impresa.

 

Continue Reading