Nuestro ocaso (nunca es tarde)

 

No juego cuando juego.
Me asusto, corro.
Vuelvo, susurro.
Te pienso, te extraño.

Sigues siendo hermosa.

Me escondo, me aíslo,
vuelvo al beso, vuelvo a tus brazos.
Me hieres, me cubro,
te hiero, no entiendo.

Yo sigo firme ante tu indiferencia fingida,
yo sigo intacto luego de mojar tus heridas.
No me encuentro fuera de ti,
pero tampoco dentro.

Siguen diciendo que nunca es tarde
mientras sigo contemplando el ocaso de este nosotros.
Solo somos un descarte prematuro,
solo somos un aborto voluntario…

“¿Qué vas a hacer?
Cuando el olvido esté de cumpleaños,
cuando no puedas hacernos más daño
y nos miremos como dos extraños

¿Qué vas a hacer?
Cuando mi invierno sea primavera,
cuando me quieras y yo no te quiera,
cuando ni el perro esté esperando afuera”

Continue Reading

Despedida voluntaria

Yo que soy experto fugitivo,
no quiero huir esta vez.
Trataré de despedirme
antes del nuevo amanecer.

Si quieres, puedes irte,
te juro que estaré bien.
Aquí voy a recordarte
y en silencio te amaré.

Pero si vas a quedarte
que sea porque estarás bien,
que te quedes porque quieres,
no porque sientas que lo debes hacer.

Yo seguiré cantando todo,
armando mundos en mis letras.
Cada día estaré mejor,
mucho más cerca de mis metas.

Te agradezco la compañía
y el amor que me has dado,
la distancia recorrida,
los tesoros encontrados.

Hoy te suelto por amor…
Espero que estés mejor.

Continue Reading

Lo que te dije mientras te veía explotar

Yo siento que aún te escondes
aunque tu boca esté cerca.
No sientas miedo, princesa,
llegarán tiempos mejores.

Malinterpretas mis canciones,
todavía tiemblan mis piernas
porque muero de vergüenza
cuando recuerdo lo de esa noche.

Quítate, amor, la armadura
para poder abrazarte,
que quiero llegar a marte
y amarte atado a tu cintura.

Y aunque hoy está todo en contra
y pueda pueda ponerse peor,
va floreciendo el amor,
haciendo raíces y ni lo notas.

Yo no sé cuándo lleguemos,
pero sin complejos diré
que siempre que estemos juntos
lo que nos pase va a ser pa bien.

Perdón por todos mis complejos
y por quedarme callado,
por no caer en el juego
y llenarte de besos por todos lados.

Sí quiero, pero sin joderte.
Sin destruir el monumento,
sin reemplazar relaciones,
que lo que fluya le sume al cuento.

Solo diré que te quiero,
lo sabes, lo he demostrado.
Y que “si el mundo se acaba
yo solo me quiero morir a tu lado”.

Continue Reading

Las letras de ayer

El tiempo es relativo,
creo que no existe tal cosa.
Pero que se me escapa
eso que es inexistente.

Se me olvidan las letras,
llegan tarde los versos.
Y lo peor es que
no sé si algo pueda llegar tarde.

¿Qué es tarde?
¿Cuándo es temprano?
¿Cómo es muy pronto?
¿Cuánto es para siempre?
¿Qué tanto es hasta nunca?

Hoy llegan las letras trasnochadas del lunes.
La oficina me consume como adulto,
la música me sigue emocionando como niño.

A la guitarra le falta un MI que yo no rompí.
Los amores pasados ya no pesan,
los amores nuevos me siguen coqueteando
y todas parecen querer lo mismo.

Yo como buen suicida
“prefiero lamer después mis heridas
a que tu amor pierda filo”

Drexler sigue sonando.

Trato de cuidarme.

Continue Reading

Respirar

Me olvidé de respirar
y mi pecho se dio cuenta,
esta crisis se alimenta
con pánico y ansiedad.

Mi corazón va a estallar,
por lo que hace mi cabeza…
Y aunque ya no hay tristeza
hay algo en mi que anda mal.

Respirar es tan difícil
cuando no toleras ni el aire,
el cansancio no se extingue,
demasiado responsable.

La nostalgia me visita
cuando borro mi pasado
y el presente me critica
por tanto que he cambiado.

 

 

Continue Reading

Sereno completamente (Te quiero igual)

No quiero trepar el muro de tus lamentos
para coronarme la gloria de tus angustias.

Quiero darte algo importante,
quiero que aprendas a mirarte,
que te ames como debes amarte,
que sepas que no hay amor mas importante.

No quiero jugar con fuego,
siempre termino quemado.
Solo quiero estar a tu lado
mientras descubres lo que puedes hacer.

Hace mucho que me enseñaste a perder,
así que ya no estaré más abajo.
Contigo no existen atajos,
contigo no quiero correr.

No dudes de mis “te quiero”,
ni de todo lo que siento por ti.
No dudes, quiero estar ahí,
pero si no quieres me muevo.

Es serio lo que te digo,
pero me burlo de mi desgracia
y me alegro de este quererte
sin un gramo de egoísmo,
sorprendido de mi mismo,
sereno completamente.

“Te quiero pero te olvidaste abril
en el ropero, pero igual
te quiero, no me gusta esperar
pero igual te espero.
Primero te quiero igual”.

Continue Reading

No te olvides

Dicen que el amor acaba.
Que, con el tiempo, hasta los rayos del sol queman.

También dicen que el verdadero amor espera,
que todo lo puede, que todo lo perdona.
Yo no sé nada del amor,
no se nada de casi nada.

Solo sé que he estado,
solo sé que no me quiebro.
Solo sé que sonreiré siempre que te vea feliz,
aunque sea de lejos.

Tengo la certeza de que las canciones que te hice
volarán a otros oídos y llenarán
otros corazones, romperán otros  más
y remendarán algunos cuantos.

También tengo miedo,
también tengo dudas
y también tengo más opciones.

Solo escúchame cuando te digo que te quiero,
solo escucha en el silencio el beso que me callo,
solo ilumina con tu sonrisa mis jornadas,
no dejes de ser feliz y logra todo lo que sueñas.

Reconoce tu alas y vuela alto,
haz del mundo un lugar mejor,
construye un universo de luces
y planetas azules.

Y no te olvides de mí,
de nosotros,
del equipo.

“Dame una noche de asilo,
dame un remanso.
Yo te daré lo que tengo:
Este amor que no me explico.
Pasan los años, y sigue a espaldas del tiempo.
Quiero que me hables del tiempo”

Continue Reading

Gracias. Soy feliz

 

A veces nos distraemos con el brillo externo,
con el metal que deslumbra.
A veces nos distrae lo opaco que intenta opacarnos,
nos ahogamos en gris y olvidamos el color.
A veces nos encerramos en absurdos,
en el agobio del día a día,
en la prisa del “para ayer”,
en el número de likes y de seguidores.

Yo no tenía idea de lo increíblemente afortunado que soy,
mi dicha es algo que no tiene techo.

Tengo a los mejores amigos que se puede tener,
tengo a la mejor familia que cualquiera pueda desear.

Estoy rodeado de amor y de buenas vibras.

Estoy rodeado de seres increíbles que amo y me aman,
todo el amor que he dado vuelve a mi de mil formas,
todos los buenos deseos que me envían se transforman en bendiciones.

Soy muy feliz…

Y agradezco a todos los que forman parte de esa felicidad.

Mi corazón siempre estará abierto.

Gracias a Dios y a la Virgen por colmarme de bendiciones desde mi nacimiento
aquel 8 de julio de 1985.
Gracias al universo por materializar mis deseos y con lo que vibro,
gracias a quienes vinieron a abrir mi consciencia.

“Gracias a la vida que me ha dado tanto”

¡GRACIAS!

Continue Reading

Barquisimeto, la lluvia, tres canciones y un poema

La lluvia baña lo que queda de la ciudad que anduvimos.

No hay rastros de nosotros,
no hay rastros de nuestros pasos.
Diez años después dejamos de existir.

Ya ni siquiera sé qué lugar es este,
me cuesta reconocerlo
pero sé que no me he movido.

No te extrañé nunca más,
no reviví tus fluidos en labios ajenos,
no paré de caminar en círculos,
en cuadros.

Tal vez tu padre tenía razón,
a pesar de que te quería
se notaba mi borrachera
y mi mala voz.

No sé por qué aún estoy en el lugar de siempre,
en la misma ciudad y con la misma gente…
Si está claro que nunca volverás.

Continue Reading

Vaivén

Hay magia en las paredes,
hay sol en el altar,
hay ganas en mi silencio
y calor en mi frialdad.

Hay fuego en las miradas,
mucha sangre en mi anatomía
y ganas de quedarme
un rato en tu compañía.

A veces flotamos juntos,
no creas que no lo noto.
Como todos, me doy cuenta
pasa que me hago el tonto.

Es más por ti que por mi,
ahora peleo mi batalla
y no quisiera lastimarte
si alguna cosa me falla.

Yo te quiero y no me importa
si me tu quieres también,
aunque sé que me quieres
porque así lo dejas ver.

Mi miedo no es por mi,
orgullo ya no hay
y la vergüenza que sentí
ya se me perdió porái.

No me importa qué me pase,
sé que siempre estaré bien;
pero si algo te pasase
no me lo perdonaré.

Si hay algo que está claro
en este extraño vaivén
es que mereces quien te sume
y te acompañe para bien.

Te mereces amaneceres
con las luces a tus pies,
una sábana de estrellas,
una almohada de papel.

Mereces mareas bajas
en el té de las mañanas
y el universo escondido
debajo de tus pijamas.

Y yo ahora no puedo darte
de lo que siempre has tenido,
pero prometo cuidarte
si de una forma estás conmigo.

Continue Reading