La risa que no se ve

“No quiero ser un recuerdo oscuro, que tu memoria me tenga piedad”

A veces (sin darte cuenta) te empeñas en malvivir solo por placer, por capricho, para escribir algo. Buscas salvación, bastones, felicidad, culpa, responsabilidad y maldad afuera (así puedes coger y luego hacer canciones dramáticas-malditas)… Pero no ves que tu eres el monstruo, el arquitecto, el creador de tu destino.

Todo llega, todo se cumple, tus palabras y tus pensamientos te van definiendo, llegarás a ser lo que dijiste que serías y lo que soñaste ser: un desgraciado sin sonrisa, un Sabina del socialismo del siglo XXI, un bohemio del nuevo milenio, un poeta maldito del décimo mundo, un “no-músico”, un “no-poeta”, un desafinado ruidoso que nadie escucha o un creador de canciones que a nadie le agradan.

Sea lo que sea que soñaste pasará, sea lo que sea que dijiste que eras y serías pasará! Así que cuidado con lo que sueñas, cuidado con lo que dices. Mejor ser sincero contigo desde los sueños y soñar lindo, soñar lo que de verdad quieres.

Grabado en Latiegue´s Recording por Exzor Latiegue con el apoyo de Adonay Lizardo y Música Impresa.