Cobardes

Solo nos queda agradecer,
el mundo se puede caer
pero no importa si estás conmigo.
Ya parece que nada es lo que es,
la única verdad es este instante de abrigo.

El orgullo ya está vencido,
pero quedan miedos por allí.
Las dudas que me sembraron
siguen jugando contra mi.

Tal vez llegue a dar el paso sin el respaldo de metal,
tal vez espere a tener ese soporte,
tal vez sea tarde cuando me atreva,
tal vez intentarlo no deba.

Y no sé si me atreva
porque no habría vuelta a atrás
y solo tengo la certeza de tus ojos
que objetivamente no puedo mirar.

Me encanta verte feliz,
me encanta verte intentar,
me encanta verte reír,
me encanta verte llegar,
me encanta tu sencillez,
me encanta tu humildad,
me encanta como me ves
cuando te dejas de cuidar.

Me encanta compartir tardes
y que conquistemos metas,
lamento ser tan cobarde
y que, aparentemente,
tu también lo seas.

“Cobarde si me quedo. Cobarde si me voy”