Mira al cielo

Conocí a un par de estrellas,
a un par de soles que brillaron cerquita de mi.

Héroes de sonrisa genuina,
de brillo auténtico.

Alumbraban a todos a su alrededor,
brillaban para los demás,
creían en las personas,
creían en los valores y en el trabajo duro.

Honestos

Leales

Serviciales

Pasaron por el mundo ayudando a quien podían,
pasaron por el mundo haciendo el bien,
pasaron por el mundo formando a personas geniales,
pasaron por el mundo transformándolo…

Ellos sí que dejaron el mundo mejor de lo que estaba cuando lo encontraron…
Sí no me creen pregúntenle las personas que los conocieron,
a las personas con las que los vieron brillar, aunque sea un instante…
Porque a simple vista se les veía el resplandor.

Hoy brillan de otra forma,
pero la luz que dejaron en todos los que tocaron seguirá brillando y haciendo brillar a más y más personas.

Su legado de luz se extiende más allá de sus allegados.
Hoy esos soles se alzan al infinito y alumbran el universo de otra forma, en otra galaxia, en otra dimensión.

Yo solo puedo agradecer el hecho de haberlos conocido…

Y tú mira al cielo cada vez que los extrañes. Así los encontrarás de nuevo, así podrán abrazarte.

Recuerda que la energía no se crea, ni se destruye, solo se transforma.

 

Foto de Billy Williams en Unsplash

Continue Reading

Pasos

 

No vi la luz de la que me hablaste,
caminé mirando hacia abajo y volteaba cada cierto tiempo.

No sé si por miedo o por nostalgia,
pero me perdí el amanecer…
Ahora, el sol me quema las heridas.
Las que no quise que cicatrizaran…

Mis pasos deben ser distintos,
tal vez deba darlos al costado o hacia atrás
para poder emprender la marcha de mejor forma
y no perderme más.

Ya sé por donde no debo ir,
ya me se los paisajes que no llevan a ningún lugar.

La experiencia no es inútil,
agradezco haberme perdido.
Todo lo aprendido es útil
agradezco el recorrido.

Agradezco el anochecer,
porque me dice que volverá a amanecer.

La poesía me sirve y las canciones me curan.

O todo lo contrario.

 

Photo de Bertrand Zuchuat en Unsplash

Continue Reading

Sus manos

 

Esas manos que acarician tu ego
y dejan para luego lo que más importa.
Las manos que posponen la derrota,
las manos a las que también me aferro.

Esas manos que maquillan tu soledad
que con piedad acarician tu resignación.
Esas manos que jamás mendigarán amor,
que jamás te tocan de verdad.

Esas manos que muchos creen que conocen,
las mismas manos que muchos desean.
Esas manos que no temen que las vean
coser la piel que, a la vez, descosen.

Esas manos que necesito de vez en cuando,
las únicas que pueden “curar fracasos”
o, por lo menos, amortizar las pérdidas.
“Necesito tus manos expertas”

 

Foto de Anastasiia Tarasova en Unsplash

Continue Reading

No me escuches a mi, escúchate a ti

El sol siempre va a brillar.
Y ahora es que te quedan atardeceres por ver…
Solo espero que los veas,
que te detengas a contemplarlos,
que los vivas,
que los disfrutes.

No eres culpable de nada,
pero eres responsable de algunas cosas.
No tienes que sentirte mal,
por algo pasó todo de la forma en que pasó.
No debes culparte, ni victimizarte.
No eres víctima, ni victimario.
Eres tu
y ya.

Sonríe, respira, agradece y trata de entender y de aprender.

Vuelve a intentarlo.

Alguna vez fuiste la persona más valiente de este mundo
y gracias a eso se escriben muchísimos versos,
gracias a eso existen muchísimas melodías.

Alguna vez pudiste solventar situaciones que parecían imposibles,
alguna vez llegaste al lugar que creíste inaccesible.

Ya lograste lo que soñaste,
lo lograste una y otra vez.
Solo debes darte cuenta de eso.

Trata de silenciar al mundo,
trata de sacarte las ideas que te metió en la cabeza,
trata de centrarte en ti y de ser cada vez más tu.

Gracias por existir,
gracias por tanto que me diste.

Todo lo bueno volverá a ti,
eres luz y eres paz.
Así que tranquilizate,
apaga el rudio,
hay cosas mejores
solo tienes que permitirte verlas.
No te preocupes por cuanto demores,
el tiempo no existe.

 

Foto de Arno Smit en Unsplash
Continue Reading

CUELLO CORTO

 

Nueva canción, con más sabrosura de la que normalmente pongo en mis temas, una canción para que la gocen y la bailen Cuello Corto, una canción repleta de “verdades” que puede servir de tributo a muchas influencias musicales en mi vida.

Una canción que forma parte de algo más grande, algo de lo que hablaré próximamente.
Continue Reading

Vendrán tiempos mejores (?)

 

No estoy.
Me fui hace mucho tiempo
y me perdí en el viaje.

No suelto el equipaje,
todo el pasado me pesa.
La muerte es la que me besa
y construye a sus anchas.

Las vías se hicieron muy largas,
dudo que las termine de andar
porque ya de tanto tropezar
se hicieron tímidos mis pasos.

Tal vez comenzó el colapso
y nunca supe nada de mi.
Tal vez los días que viví
en los que la pena era ajena
sentenciaron mi condena
de ser lo que detestaba,
pero si tu me mirabas
y sabías lo que hacía
¿Por qué no me lo advertías?

Sabías lo que quería,
sabías todo de mi
y lo que siempre te pedí
no llegó como anhelaba.

Lo que tanto soñaba
se fue volviendo pesadilla
y heredé esa maravilla
de dudar de todo y todos,
de pensar que estamos solos
pero creer en los milagros,
de hundirme en mi lodo
pero esperar por tu barco.

Espero que estés contento,
orgulloso de mi resignación.
Nunca encontré mi misión,
pero ya no la busco, la espero.

“Solamente muero los domingos
y los lunes ya me siento bien”

 

Foto de Micaela Parente en Unsplash
Continue Reading

Todavía nadie me lleva a bailar raspacanillas

No tengo ni una certeza.
Y pensé que a estas alturas
ya tendría muy pocas dudas
y pisaría con firmeza.
Creí que, al fin, mi cabeza
besaría a la sensatez
y sellaría mi adultez
con oficios más comunes,
madrugando cada lunes
y durmiéndome a las diez.

Creí en finales felices,
en mujeres que no existen,
en virtudes que persisten,
en amor de meretrices,
en vidas automotrices;
creí en llegadas puntuales,
en adultos anormales,
en economía estable,
en el domingo bailable,
en promesas conyugales.

Creí en lo que me contaron,
en esa historia de vida,
seguí muy fiel, la movida,
hablé de lo que me hablaron,
soñé lo que aconsejaron.
Ese camino que anduve,
con esas cosas que tuve
fue un afán desesperado
para lograr lo esperado
Y de mis sueños me abstuve.

Siempre quiero celebrar
moviendo bien las rodillas,
bailando raspacanillas,
gritando para brindar.
Nadie me llevó a bailar
al beat del Indio Pastor
para ponerle sabor
al día de mi cumpleaños,
sigo subiendo peldaños,
ya hasta me dicen señor.

Continue Reading

Venezolano en lo que alguna vez fue Venezuela

No sé si es virtud mi hazaña,
no sé si es si es cobardía
pero ya no veo el día
de salir de esta maraña.
El pasado que se extraña
no va a volver a pasar
solo queda recordar
y mantener en memoria
lo que era sentir la gloria
de una reunión familiar.

Se fueron los que se fueron,
quedamos los que quedamos.
Y aunque si nunca nos vamos
y vuelven quienes salieron,
no sé si ya lo dijeron,
Ya no será lo que era.
Ni que lo mires de afuera,
ni que lo mires de adentro.
No hay lugar para el reencuentro
cuando el socialismo impera.

Foto de Hanson Lu en Unsplash
Continue Reading

Las décimas del cantautor caletero

Yo soy aquel cantautor
que una vez fue caletero,
el que trabajó, primero,
en ventas al por mayor.
El que regaba la flor
del arte discretamente
y que, indiscutiblemente,
cosechó lo que sembró.
El que antes no se atrevió,
el que ayer no fue valiente.

No me importa que tan dura
se ponga la vida ahora,
solo sé que no demora
el broche de esta aventura.
Me hice caricatura,
volé por cielo prohibido,
sonreí estando dolido,
del diablo me enamoré
y en su juego demoré
para escribir más seguido.

 

Foto de frank mckenna en Unsplash
Continue Reading

Volví a escribir sobre ti (no abuses de mi inspiración, no acuses a mi corazón)

Supongo que las dudas son normales
y vuelven a ver luz cada cierto tiempo.
Tal vez todo pasa por este momento
y mi evidente adicción a los finales.

Vuelvo a ver el día desde afuera,
en la noche que me arropa las heridas.
Sigo sin esperar nada de la vida,
lo único que le pedía era que volvieras.

Llevo años tratando de volver a comenzar,
invierto mi don en canciones abstractas
para agradecer la compañía de las ingratas
que dan razones para no quererte olvidar.

Espero que la vida pueda perdonarme,
espero que Dios me mantenga con vida.
Espero poder encontrar la salida
y no quedarme esquivando rituales.

Esta cómoda sin braguitas de Zara.
El tour del Soho desde un rojo autobús.
Estos ojos que no miden ni comparan,
ni se olvidan de tu cara,
ni se acuerdan de tu cruz”

Foto de Maia Habegger en Unsplash
Continue Reading