La risa que no se ve

“No quiero ser un recuerdo oscuro, que tu memoria me tenga piedad”

A veces (sin darte cuenta) te empeñas en malvivir solo por placer, por capricho, para escribir algo. Buscas salvación, bastones, felicidad, culpa, responsabilidad y maldad afuera (así puedes coger y luego hacer canciones dramáticas-malditas)… Pero no ves que tu eres el monstruo, el arquitecto, el creador de tu destino.

Todo llega, todo se cumple, tus palabras y tus pensamientos te van definiendo, llegarás a ser lo que dijiste que serías y lo que soñaste ser: un desgraciado sin sonrisa, un Sabina del socialismo del siglo XXI, un bohemio del nuevo milenio, un poeta maldito del décimo mundo, un “no-músico”, un “no-poeta”, un desafinado ruidoso que nadie escucha o un creador de canciones que a nadie le agradan.

Sea lo que sea que soñaste pasará, sea lo que sea que dijiste que eras y serías pasará! Así que cuidado con lo que sueñas, cuidado con lo que dices. Mejor ser sincero contigo desde los sueños y soñar lindo, soñar lo que de verdad quieres.

Grabado en Latiegue´s Recording por Exzor Latiegue con el apoyo de Adonay Lizardo y Música Impresa.

 

Continue Reading

Zona roja

Zona roja, estado de alerta, no hay nadie.
Observé y no, no hay nada.

Solo largas, largas calles;
Que en medio de su oscuridad,
abrazaban la fría noche.
Un par de vehículos transitando,
todos sintiendo esa adrenalina,
que hasta el más audaz siente.

No es tu zona, esa zona,
ya no es de nadie.

Se perdió buscando paz,
en donde halló guerra.
Anhelando tranquilidad,
cuando se vio presa de la desesperación.
Construyendo seguridad,
cuando su hijo se hundía en la delincuencia.

No es mi zona, ya no es de nadie.
No entiendo razones de acuerdos y doble moral.

Entiendo, que solo la bondad podrá sanar,
la frialdad de esas calles,
que un día dieron la vida,
hoy procrean muerte y miedo.

Pero que mañana gestarán la paz y la libertad.

Ambar Montes de Oca

Instagram: @ambarmontesdeoca

Blog: Mi Fiel Filosofía

Continue Reading

Nadamos en mierda

Debía ser diferente,
debía ser púrpura o verde,
no debía ser gris…

Pero la maldad, el caos, la injusticia, la indiferencia y el silencio
son nuestro pan de cada día.

No escribir una queja me haría más cómplice
(igual, todos lo somos de alguna forma).

Por lo menos esto que haga,
porque no hago más nada…

Hoy no puedo moverme…

Nos matan y ya no importa,
nos inmovilizan,
nos desmoralizan,
nos confunden,
nos atropellan,
se burlan de nosotros…

Yo no sé qué hacer,
no sé qué creer,
no tengo ninguna certeza,
no tengo voz
y a veces me quitan la voluntad…

Lo único que puedo hacer, por el momento,
es insistir en algo que dije el año pasado:
La maldad es roja. Roja rojita.

No hay muerto que no me duela,
no hay un bando ganador,
no hay nada más que dolor
y otra vida que se vuela”

No podemos negar que estamos nadando en mierda.

Continue Reading